28.7.16

75 consejos (alguno menos) para verlo de otra forma




Lo cierto es que cuando comencé a escuchar hablar de los "75 Consejos para sobrevivir en el colegio" de María Frisa me pareció mal. Mal de cojones, para ser sincera. Vi los típicos fragmentos que seguro que todos habéis visto y me pareció que es sorprendente que con el auge actual del feminismo se sigan permitiendo este tipo de cosas. 

Esta guía, narrada por Sara, una niña de 12 años, es un producto de ficción en el que su protagonista cuenta en primera persona los trucos para sobrevivir a las clases. El problema viene cuando abres el libro y te encuentras con alguna perla digna de mención. 




La importancia de tener novio o cómo es importante buscar a alguien con quién meterse son algunas de las cuestiones que María Frisa desarrolla en su novela. Solo hay que tener ojos en la cara para ver que, quizás, esta no es la mejor influencia para críos de primaria. A mi en su momento no me lo pareció y mientras escribo esto tampoco. 

Está mal por mi parte no haberme leído el libro antes de escribir este artículo, ya sea para quejarme o para mostrarme a favor. Lo que ocurre es que no me siento a gusto en ninguna de estas dos posturas. 




¿En qué sociedad vivimos?

Cada día nos encontramos con casos de violencia de género que terminan en asesinato. Cada día nos encontramos con casos de bullyng que, en ocasiones, han terminado en suicidio. Y ambas situaciones tienen algo en común: la muerte es el último de los pasos. Tanto las mujeres como los niños han pasado meses o años siendo acosados y agredidos por aquellos que les rodean y sufriendo el silencio de los que lo saben y se callan.

Partiendo de esa base, ¿es lo más adecuado disfrazar este tipo de violencia de nimiedades ("ten novio a toda costa", "encuentra a alguien con quien meterte") y dárselo a los niños en bandeja? No. Lo mires por donde lo mires, no tiene sentido y que tanto la autora como la editorial Alfaguara usen la naturaleza ficticia de la obra para justificarlo.

La realidad es que tienes una obra que acerca a los niños acciones y gestos que son violencia como si no lo fueran y eso significa asimilar desde bien pequeños que la raíz de todos esos problemas que nos afectan de mayores (y no tan mayores) es normal y natural.





¿En qué sociedad queremos vivir?

Pero hay un aspecto que parece que se les está escapando a aquellos que piden la retirada de esta obra; que los niños, a día de hoy, reciben tanto de forma directa o indirecta contenidos que no son aptos para ellos, ¿o a cuantos niños conocéis que pasan las mañanas de verano viendo "La que se avecina", utilizando un ordenador sin supervisión, viendo "Sálvame" o incluso saliendo de casa sin que sus padres sepan -ni les importe- dónde han pasado la tarde?

Sé que es complicado y sé que no soy madre ni pedagoga para opinar, pero hasta a alguien tan poco familiarizada con el mundo infantil como yo le queda claro que todo contenido que van a recibir los críos debe ser supervisado por un adulto: desde internet hasta los libros. El deber del adulto es educar al niño y para educar es necesario explicar toda esa información que, a veces, no es nada fácil. Vamos, invertir mucho tiempo repitiendo cosas que a veces parecen obvias. 

Educar requiere tiempo. Enseñar a pensar por uno mismo requiere tiempo. Y si trabajas -fuera o dentro de casa- a veces no tienes tiempo de hacerlo. Y eso es terrible, pero la realidad es que si has tenido hijos te has comprometido a esto mismo: a dedicarles tiempo. Si no, no los tengas. Es tan sencillo como eso, aunque suene quizás más duro de lo que me gustaría. 



Si tú no enseñas a tus hijos desde pequeños a comprender, analizar y valorar por si mismos la información vas a crear adultos estúpidos como los que tenemos ahora. Adultos que dicen por televisión que solo quieren que las cosas cambien y que por eso votan a Mariano Rajoy para presidente y que eso les parece válido. Que no se han parado a pensar que si votan a Rajoy (que en su derecho están) no pueden usar un "porque quiero que todo cambie" para justificarlo. 

Estoy segura de que muchos de vosotros habéis escuchado la célebre expresión "lo han dicho en la tele" después de haber escuchado alguna afirmación absurda de alguien que no tiene la mínima idea de lo que está hablando pero que "algo así entendió cuando lo dijeron por la tele". Luego no sabe en qué canal, no sabe quién lo dijo, no sabe en qué programa. Pero como "lo dijeron en la tele" pues es válido. Y peor; es cierto. 

Esos adultos son el resultado de niños a los que no se ha educado bien. Y, ojo, no digo que esto sea por su culpa, sino porque las circunstancias no siempre acompañan y que no todos tenemos la suerte de que la vida nos permita entender lo importante que es formarse y, sobre todo, desarrollar nuestro entendimiento. 


¿Qué quiero decir con todo esto y por qué tiene que ver con la obra de María Frisa?

Tenía muchas ganas de contarle todo esto a alguien, aunque seas dos o tres los que leéis este blog. El caso es que la petición de la retirada del libro me ha dado la excusa para hacerlo; estamos partiendo de la base de que los niños son idiotas.

Estamos cayendo en el fácil camino de no invertir tiempo en dialogar sobre un libro que puede ser muy positivo. Porque si decimos simplemente "no" a este contenido nadie va aprender nada pero si nos detenemos a conocer lo que los propios críos opinan quizás podamos ayudarles a hacer un ejercicio de comprensión lectora. 

¿Qué opinan del libro? Tras leerlo, ¿qué les ha parecido la actitud de la protagonista?¿Les parece que de verdad es mejor meterse con alguien que interceder por aquellos con los que se meten?¿Creen las niñas que tener novio es importante? O, mejor aún, ¿alguna vez se han comportado como la protagonista de este libro?

Por supuesto que los niños corren el riesgo de pensar que todo lo que María Frisa cuenta en su libro está bien. Por eso mismo es necesario que el adulto responsable -en este caso hablamos de maestros que además se han formado para tratar con estos niños- les explique qué significa de verdad todo lo que ese libro cuenta: que tener novio no te va a hacer ni más feliz ni mejor y que, cuando te metes con alguien estás haciendo a esa persona pasar un mal rato. 

Cuando no te explican por qué algo está mal lo sigues haciendo. Cuando no te explican por qué algo está mal no te enfrentas al que lo hace, aunque tú no formes parte de ello. Cuando no te explican por qué algo está mal no aprendes qué es lo malo de esa acción y no eres capaz de identificarla en otros contextos. 

Cuando no te enseñan que no todo lo que parece bueno y divertido es bueno y divertido seguirás creyendo ciegamente en todo lo que te rodea. Y, lamentablemente, ni todo lo que te rodea es lo que parece ni todos los que te ponen buena cara van a respetarte. 

Hay muchas guías como la de María Frisa. Hay muchos personajes, como Bart Simpson, que no inculcan valores positivos. Hay cosas que aparentan ser para niños, como series de dibujos como American Dad, Rick & Morty o Family Guy, que no lo son en absoluto. Y hay otras tantas cosas, como el comportamiento de algunos hinchas de fútbol racistas y violentos, que los niños se comen con patatas fritas sin que nadie haga nada. 

Que María Frisa no ha inventado nada nuevo, ¿eh?



El hecho de que las influencias negativas están en todas partes no es el único problema, sino que se une al hecho de que no confiamos en las generaciones que nos preceden. Tengo 24 años y he visto no pocas veces a personas de la generación de mis padres desconfiando de la profesionalidad de aquellos que han nacido en mi época. Y no solo esto; ¡he visto aún más veces a gente de mi edad descalificando a los que son 10 años menores! Nosotros, que nos seguimos quejando del rechazo de los mayores repetimos esa actitud en los que nos siguen. 



El resumen de esta parrafada 

La censura no sirve para nada. Eliminar lo que no nos gusta sin explicar por qué no le sirve de nada a nadie. Y, sobre todo, los niños son niños, no imbéciles. A los niños se les enseña, a los niños se les educa y a los niños se les da tiempo y herramientas para entender. 

No se pacta con las dificultades, se las vence. Y para estar preparados para vencerlas tenemos que asegurarnos de que los cimientos se asientan bien. Tenemos que asumir nuestra responsabilidad con aquellos que nos siguen en lugar de rechazar. 

Lo que ocurre es que esto es complicado, y qué a gustito se está bajo el aire acondicionado sin hacer nada, ¿verdad?











BONUS TRACK









No hay comentarios: