8.3.17

la manada no abandona a la loba herida


Estábamos muy cansadas
de soportar los cuchillos
que ellos llamaban halagos
cada vez que salíamos a la calle.

Estábamos muy cansadas
de que nuestro "no"
valiera siempre menos
que sus ganas inflamadas. 

Estábamos muy cansadas
de que "él nos quisiera"
y por eso nos encerraba
por eso nos ataba
por eso nos pegaba.

Estábamos muy cansadas 
de que nuestro cuerpo fuera mercancía,
de que las calles fueran peligrosas, 
de que el miedo
fuera el idioma universal de todas las mujeres.
De todas las hermanas. 

Estábamos muy cansadas de la sangre,
de la obligación,
de la condena que supone a veces
haber nacido con un coño
del que, paradójicamente, 
nace siempre toda vida. 

Un día empezamos a responder con aullidos
a todo lo que "no nos costaba nada". 
Un aullido cada vez que nos pedían
que mutiláramos nuestro cuerpo
un aullido cada vez que nos pedían
comportarnos "como señoritas"
un aullido cada vez que nos pusieron precio.

Y de esa llamada brotó una respuesta
que latía de un lado a otro;
cruzaba el mundo.
Saltaba la chispa. 
Somos tantísimas, 
somos tantísimas...

Ahora nuestras manos son armas,
ahora nuestras voces son elección,
ahora nuestro miedo se ha convertido en espinas
ahora es cuando somos legión.

Tened cuidado,
no hay más mensaje;
tened miedo aquellos que nos queréis atadas.
tened miedo aquellos que nos queréis escondidas.
tened miedo aquellos que nos queréis atadas. 
Estáis en peligro;
la manada no abandona a la loba herida.




No hay comentarios: